Advertimos a nuestros hermanos vistantes que NO solicitamos colaboraciones económicas. TODOS nuestros materiales son completamente GRATUITOS.
La Suscripción para recibir sólo materiales de colección mediante nuestros Boletines mensuales también es GRATIS.
Suscríbase aquí
 
El ministerio olvidado

¡Una profecía en cumplimiento!

 

Debemos discernir, opinar y decir la verdad con amor y, compartir el amor con la verdad; como lo hubiera discernido nuestro Señor Jesús.

 

Introducción.

Estamos seguros que ningún hermano, anciano y menos un pastor de iglesia permitiría que desde el púlpito de la iglesia que lidera, se predique falsas doctrinas o enseñanzas, ni “predicadas” por un miembro y mucho menos por alguien de otra denominación religiosa; como por ejemplo, si alguien vendría un sábado de mañana, en el culto de adoración, a predicarnos que la carne de cerdo (u otro animal inmundo) es una excelente fuente de proteínas y por lo tanto, pidiendo la bendición del Señor, podemos consumirla en cantidades moderadas, o tal vez nos predique que el verdadero día de reposo es el “domingo de gloria” y no el “sábado del antiguo testamento” etc. y para llegar al colmo de las profanaciones, tal vez la parte especial sea una canción con ritmo bailable como cumbia, vallenato o música disco. No imaginamos las consecuencias; pero seguro que habría muchas observaciones por parte de todos los miembros de iglesia: ¡Qué sacrilegio! ¡Qué profanación del templo de Dios! ¡Cómo se puede permitir la intrusión de estos “falsos predicadores” en nuestras iglesias! diríamos.

Sin embargo, a ese mismo nivel de mundanalidad, sacrilegio y profanación estamos a punto de llegar en algunos  templos y “auditorios” de nuestra iglesia, aunque siendo sinceros, en algunos templos “adventistas” de los Estados Unidos ya se baila, literalmente hablando. [Ver videos aquí]

Algo similar está sucediendo en algunas cadenas de radio y televisión, sólo que con otros ritmos musicales; ritmos aun más populares como el Rock, Pop, Reggae o Baladas “cristianas” con susurros y gemidos al mismo estilo de los artistas seculares, emulados e introducidos a nuestra iglesia por cantantes “cristianos” que sólo cantan para el show, para la elongación de su preciada voz, la promoción de su Compact Disc, videoclip, exhibición de su vestuario, producción facial o club de fans en las famosas redes sociales. A quienes se les ha complacido el sueño de ser verdaderos artistas de radio y televisión.

 

 

Los medios de comunicación y productoras musicales.

En algunas cadenas de radios y televisión o páginas webs “cristianas” y entre ellas algunas “adventistas”, en cuanto a la música que se programa y se ofrece, la gran mayoría, es una música rítmica, moderna y secularizada, con un empobrecimiento teológico cada vez mayor, que está dirigida a entretener o a cautivar a los jóvenes. Al parecer se está logrando el objetivo del entretenimiento. Sin embargo nos preguntamos, ¿Qué opción hay para los hermanos miembros de iglesia -y aún para aquellos que todavía no lo son- que buscan y desean escuchar música diferente, música sacra de acuerdo a los principios bíblicos? ¿Cuáles son los resultados de estas programaciones musicales?

 Uno de los resultados más palpables, es que esa música que se ofrece para entretenimiento, también se viene ofreciendo como alabanzas en los cultos de adoración en nuestras iglesias, en donde todos asentimos con un fuerte ¡amén! y agradecemos por las “preciosas alabanzas” presentadas; Porque al parecer -en cuanto a la música- nadie sabe discernir si fue apropiada para alabar al Señor o simplemente fue para la exhibición o para satisfacer los gustos audibles de la congregación.

Otro resultado impactante de estas programaciones y promociones musicales es que, conscientemente o no, se han creado y siguen creándose paradigmas e íconos musicales, que ahora, en sus tan promocionados conciertos, son aclamados u ovacionados con aplausos, silbidos, gritos entre otras excitadas emociones. Fomentándose así grandes jolgorios y barahúndas. [Ver videos aquí]

Con gran consternación y lamento nos preguntamos, ¿Serán estos los propósitos sagrados para los cuales Dios creó la música? ¿No estaremos convirtiendo este precioso don en iniquidad contra la santidad del Señor? ¿No estaremos cometiendo el mismo pecado de Caín, Nadab y Abiú?

 

 

Testigos de una profecía cumplida.

Sabemos que esto fue predicho hace más de cien años atrás por la hermana Elena de White, ella dijo: El Señor me ha mostrado que volverían a ocurrir justamente antes de la terminación del tiempo de gracia. Se manifestará toda clase de cosas extrañas. Habrá vocerío acompañado de tambores, música y danza. El Espíritu Santo nunca se manifestará en esa forma, mediante ese ruido desconcertante. Esto constituye una invención de Satanás para ocultar sus ingeniosos métodos destinados a tornar ineficaz la pura, elevadora, ennoblecedora y santificadora verdad para este tiempo. (EGW - Mensajes selectos, t. 2, pp. 42,43)

Como vemos, esta corriente nuevamente surgirá o ha surgido, en los últimos días del mundo, de la cual ya somos testigos. Siendo sinceros, si estaba entre las profecías, su cumplimiento era y es inevitable; pero no por eso debemos convertirnos en promotores e impulsores de esta corriente de procedencia secular. Más aún si se tiene conocimiento que esto forma parte de los planes y métodos del enemigo.

Por varios años nos hemos preguntado, ¿Debemos omitir esto, callar y no develar ni advertir a nuestros hermanos sinceros que el enemigo utilizará la música como uno de los medios más eficaces para ingresar en nuestros hogares e iglesias? ¿Debemos abandonarlos en el completo desconocimiento? La respuesta que recibimos y ahora compartimos es ¡No! Por lo que también suplicamos por favor, a todos nuestros líderes de iglesia, al menos enseñar, advertir y orientar a la hermandad respecto a este tema; y no ser indiferentes y menos promotores de esta proliferación, de procedencia y fines obscuros.

Aparentemente, los adventistas del séptimo día,  estamos muy bien instruidos y preparados contra las artimañas del enemigo en todos los aspectos de la vida cristiana menos en uno, y ese parece ser, el de la música. Nos da la impresión que existe un absoluto desconocimiento con relación a este tema, pues nadie opina y mucho menos “objeta” la música que se ofrece o se consume. O tal vez se cree que toda música es buena y no hay peligro en ella. Pues se da por sentado que todo lo que producen las productoras musicales y distribuyen las cadenas de radio y televisión es inobjetable; Si así fuere, estamos cayendo en la indiferencia y negligencia al minimizar la invención de Satanás para ocultar sus ingeniosos métodos destinados a tornar ineficaz,… la verdad para este tiempo.”

Tal vez sea necesario que, intrínsecamente y de vez en cuando nos preguntemos: ¿Soy partidario de estos ritmos, estilos, corrientes o gustos musicales?  ¿Estoy promoviendo, permitiendo o quizá estoy siendo indiferente con los ingeniosos métodos del enemigo para retrasar la Obra del Señor? La respuesta y responsabilidad ante el Señor es personal.

 

Un llamado a la concertación y coherencia.

En la Revista del Anciano en español, Octubre-Diciembre del 2005, ante la pregunta: - ¿Cómo debemos resolver los desacuerdos suscitados a raíz del tema de la música en la iglesia? - se dio la siguiente respuesta: -La iglesia (Asociación General), preocupada por orientar a sus miembros sobre este tema, preparó un documen­to sobre laFilosofía Adventista Del Séptimo Día con Relación a la Música”-

El Departamento de Música de la División Sudamericana ha publicado un material titulado: LA MÚSICA EN LA IGLESIA, vehículo de adoración y loor”. -Sugerimos adquirirlo por favor-.

La Revista Adventista en español también ha publicado varios artículos sobre la música adventista, tales como:

-“Los instrumentos musicales del templo”, RA-Junio-2004.

-“Filosofía Adventista del Séptimo Día acerca de la Música”, RA-Septiembre-2005.

-“Orientaciones con relación a la Música para la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Sudamérica”, RA-Septiembre-2005.

-“Efectos positivos y negativos de la música sobre la mente”, RA-Septiembre-2005.

-“¿Puede haber rock cristiano?”, RA-Junio-2006.

-“¿Show o alabanza?”, RA-Agosto-2006.

-“Tiempo de desechar, para ganar”, RA-Noviembre-2007.

   Entre otros importantes artículos y libros que han publicados por otras editoras adventistas.

Por su parte nuestra editora ACES, últimamente ha publicado el libro “LA MÚSICA, su influencia en la vida del cristiano”, que entre otros temas pertinentes y actuales, se trata de una compilación de consejos de la hermana Elena G. de White con relación a la música. -Sugerimos adquirirlo por favor-.

Esta es una breve muestra de cómo nuestros Ministerios de Publicaciones están interesados y hacen denodados esfuerzos por instruirnos, orientarnos y preservar los valores musicales de nuestra iglesia. Sin embargo, al parecer no sucede lo mismo con algunos Ministerios de Comunicaciones, Productoras musicales y Ministerios de la Música. Naturalmente surge las siguientes preguntas: ¿Por qué existe tal incoherencia? Si pertenecen a la misma iglesia, ¿No deberían predicar un mismo mensaje, en mutuo acuerdo y basados en los mismos principios? Claro que sí, deberían tener la misma identidad adventista.

Pues en la Filosofía Adventista, acerca de las producciones musicales dice lo siguiente: La música presentada en las estaciones de radio y canales de televisión que son propiedad de la iglesia, también deben reflejar nuestros valores musicales.”

Es nuestro único propósito, si fuere posible, hacer un llamado a una concertación. En este caso, pongamos en práctica nuestros valores musicales en nuestros Medios de comunicación y Producciones musicales adventistas. Como lo dice el pastor David Brizuela en su artículo, publicado en la RA, Junio del 2006: “La identidad cristiana afecta a todos los órdenes de la vida”, nosotros diríamos: La Identidad Adventista debería afectar a todos los ministerios de la iglesia, entre ellos el de la música.

 

 

Importancia de la música en el mensaje adventista.

Sabemos que somos el pueblo especial, escogido por Dios, que surgió por disposición divina para guiar al mundo hacia la salvación, para impartir el amor de Jesús, para develar, predicar y cantarle el mensaje de los tres ángeles: ¡Temed a Dios! Pero, ¿Cómo podríamos temer a Dios cantándole canciones con ritmos seculares y bailables? ¿Cómo podríamos predicarle al mundo con sus propios ritmos y con las modas que el impone? ¿No podríamos ni deberíamos verdad? Por el contrario, sin darnos cuenta, estaríamos predicando (a nuestros hermanos y al mundo) un gran ejemplo de infidelidad al Señor y a sus principios bíblicos (musicales) que ha establecido para su adoración genuina;  al ser flexibles y al someternos ante los gustos, modas y ritmos mundanos, que sin duda alguna, son las estatuas de oro modernas.

Pues meditemos por un momento, ¿Habrá alguna diferencia entre un ritmo secular y otro ritmo secular? ¿Por qué se producen y promueven ritmos como el Rock, Pop o Baladas matizadas con Ópera como “alabanzas” al Señor; más no se promovería una Cumbia, un Vallenato o tal vez una Ranchera u otro ritmo sensual y pagano? ¿Acaso todos estos ritmos no fueron creados para otros fines y menos para rendir una genuina adoración a nuestro Dios? ¿No estaríamos actuando con incoherencia e indiferencia?

Como verdaderos hijos de Dios, debemos ser coherentes en nuestros mensajes escritos o hablados y nuestros mensajes cantados, que el mundo vea que somos el pueblo que verdaderamente espera al Señor, debemos procurar que nuestras producciones musicales sean más para los oídos celestiales y menos para los gustos terrenales. ¡ES HORA QUE DEDIQUEMOS UN POQUITO DE TIEMPO A ESTE IMPORTANTE MINISTERIO! Ministerio con el cual hemos sido lo suficientemente indiferentes. Evitemos, -eso sí, no por la fuerza sino con amor, “no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey”- que en nuestras iglesias se presenten predicaciones con estilos de procedencia dominico-secular: Ni habladas, ni cantadas; Ni desde el púlpito, ni desde la plataforma; Ni en nuestras publicaciones escritas, ni en nuestras cadenas de radio y televisión;  Ni en nuestros Congresos espirituales; ni en los Campamentos y conciertos.

Sugerimos y suplicamos que dediquemos un poquito de tiempo a enseñar y orientar a nuestros hermanos y familias adventistas a saber elegir verdadera música sacra, acorde con los principios bíblicos -que sí existen al respecto-; también hagamos todo lo posible para producirla, ofrecerla y que esté al alcance de todos. Nuestro deber y responsabilidad es advertir y orientar, la decisión y elección será muy personal.

 

 

Defendamos y cooperemos en la identidad de nuestra IASD.

Consideramos necesario resaltar que, aunque pueda existir ignorancia en cuanto a la influencia y relevancia de la música, su apropiado y sagrado uso, no es debemos, ni en lo más mínimo, afectar y menoscabar a algún ministerio musical o de comunicaciones perteneciente o no a nuestra Iglesia Adventista del Séptimo Día, pues en otros aspectos son canales de gran bendición para todos. Por ello, pedimos y expresamos siempre el deseo de su prosperidad; pero también abrigamos el más sublime anhelo que siempre elijan, produzcan, distribuyan y ofrezcan lo mejor y lo más sagrado para nuestro Señor. Pues "Todos debemos sentir nuestra responsabilidad individual como miembros de la iglesia visible y trabajadores en la viña del Señor...Todo creyente debe ser sincero en su unión con la iglesia. La prosperidad de ella debe ser su primer interés…” (Joyas de los testimonios, tomo 1, págs. 444-448)

Por ello, nunca debemos hacer o decir algo que mengüe o afecte a la iglesia de nuestro Señor, al cuerpo inmaculado de Cristo. Nuestro único y consagrado propósito, con esta exhortación y clarificador análisis de la música actual, es el de cooperar en el crecimiento espiritual de nuestra hermandad, específicamente en la educación musical. Por ello, no podemos ni debemos guardar este mensaje sólo para nosotros, ni privarles a nuestros hermanos esta verdad en cumplimiento, ni dejarlos en la absoluta oscuridad al respecto, pero enfatizamos que su análisis, aceptación, decisión y elección es absolutamente personal.

Invitamos siempre a recordar que a lo largo de la historia de este mundo, desde la creación hasta el fin, en cada época y lugar, el Señor siempre ha hecho surgir y ha tenido un pueblo especial, un pueblo diferente de los demás, un pueblo santo, apartado para él, apartado de las cosas y modas que el mundo os ha ofrecido en su respectiva época. Y estar convencidos que nuestra Iglesia Adventista del Séptimo Día es el último pueblo remanente que el Señor ha hecho surgir en la tierra. Las profecías bíblicas así lo declaran. Debemos estar eternamente agradecidos porque un día nuestro Padre nos llamó a formar parte de su pueblo escogido, para conocer y dar a conocer sus verdades, su voluntad y sus bienaventuradas promesas.

Sin embargo, también debemos reconocer que la iglesia militante no es perfecta, pues hasta que Dios ejecute el zarandeo “Él tiene una iglesia, pero es la iglesia militante no la iglesia triun­fante. Nos apena que haya miembros defectuosos. Mientras que Dios trae a la iglesia aquellos que están verdaderamente convertidos, Satanás trae al mismo tiempo a su feligresía a personas que no están convertidas. Mientras Cristo siembra la buena simiente, Satanás siembra la cizaña. Hay dos influencias opuestas que se ejercen continuamente sobre los miembros de la iglesia. Una influencia está obrando para la purificación de la iglesia, y la otra para corromper al pueblo de Dios" (The Faith I Uve By, pág. 305).

Pero lo más hermoso y satisfactorio es saber que "La iglesia de Cristo, por débil y defectuosa que parezca, es el único objeto sobre la tierra al cual él le dedica, en un sentido especial, su amor y su conside­ración. (Special Testimonies to Battle Creek Church. págs. 18. 19).

"Aunque existen males en la iglesia, y los habrá hasta el fin del mundo, la iglesia ha de ser en estos pos­treros días luz para un mundo que está contaminado y corrompido por el pecado. La iglesia, debilitada y deficiente, que necesita ser reprendida, amonestada y aconsejada, es el único objeto de esta tierra al cual Cristo concede su consideración suprema." (Testimonios para los ministros, pág. 49).

 Con estos pasajes preciosos, tan sólo deseamos, si fuere posible, que nuestros líderes vuelquen un poquito sus miradas a este importante ministerio, que revisen y supervisen un poquito más los testimonios y mensajes cantados que se vienen ofreciendo desde algunos años atrás. Pues, con la ayuda del Señor, satisfactoriamente estamos avanzando en muchos aspectos de nuestra misión; pero por la intrusión de algunos gustos humanos, específicamente con la música secularizada, podríamos “tornar ineficaz la pura, elevadora, ennoblecedora y santificadora verdad para este tiempo. Así es más difícil culminar la tarea encomendada por nuestro Señor. Recordemos que “el progreso de la iglesia del Señor y su Segunda Venida es retrasada por la conducta errónea de nosotros mismos”.

 

 

Discernir y rechazar el error pero con amor.

Quisiéramos evocar este versículo: Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras. (2 Juan 1:9-11)

El apóstol del amor, no tuvo reparos en señalar lo incorrecto y el error que se estaba impartiendo como verdades.  Como mencionó un pastor: “Algunos hermanos confunden que tener amor es no decir absolutamente nada y, por ende acomodarnos a convivir con el error y el pecado; pero si así fuera, no hubiese sido necesario la venida de un Salvador para salvar al mundo del pecado. Tal pensamiento no es coherente con la Biblia y el amor de Dios.”

Si el Señor nos hizo siervos suyos, no es sólo para mirar o escuchar y aceptarlo todo, sino que debemos discernir, opinar y decir la verdad con amor y, compartir el amor con la verdad; como lo hubiera discernido nuestro Señor Jesús.

Nuestro propósito primario era tan sólo coleccionar y compartir gratuitamente materiales y recursos útiles para nuestros hermanos nuevos en la fe adventista. Sin embargo, gracias al Señor hemos recibido clara luz respecto a temas cruciales en la actualidad, entre ellos, la intrusión de la música ecléctica en la iglesia del Señor. Es nuestro deber abordar estos temas trascendentales. Su análisis, aceptación, decisión y elección es absolutamente personal. "Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades y contra los gobernadores de este siglo..." (Efesios 6:12)

 

 

Invitación, deseo y oración

Si usted es un hermano nuestro, un hermano adventista, le invitamos a unirse a esta cruzada de oración al Señor, para que obre una reforma en nuestras vidas, hogares e iglesias en cuanto a este impactante ministerio, como ya lo ha hecho en otros temas espirituales, como la “Comunión & Santidad” y “Adoración & Salud”. Así también, a nuestros líderes y pastores de iglesias, anhelamos que realicen cambios en el Ministerio de la “Música & Adoración”, ya que tiene implicancias cósmicas. ¡Luz y principios tenemos! bibliografía también. Si así es la voluntad del Señor, que toda la honra y la gloria sea para él; si así no fuere, sólo atinamos a recordarle, a usted estimado hermano, que en el tiempo de confusión, el Señor sabrá quienes le adoran en espíritu y en verdad”.

Finalmente, nuestra más grande y sincera súplica es que nunca, pero nunca olvidemos que sólo un carácter formado a la semejanza divina es el único tesoro que podemos llevar de este mundo al venidero” ¡un carácter lleno de amor y no de condenación! ¡Sometamos y entreguémosle nuestro corazón cada día a las manos trasformadoras y amorosas de nuestro Señor Jesús! Sólo así abrigaremos la esperanza de la salvación.

¡El Señor nos ilumine e ilumine a todos nuestros líderes! Es nuestro deseo y oración.

 

=================================================================================

Algunas declaraciones para recordar

 

Asociación General: Creemos que el evangelio afecta todos los aspectos de la vida. Por eso, sostenemos que, dado el vasto potencial de la música para el bien o para el mal no podemos ser indiferentes ante ella. Aunque percibimos que los gustos en música varían en gran manera de un individuo a otro, creemos que la Biblia y los escritos de Elena de White sugieren principios que pueden moldear nuestras elecciones.

Hacer música adventista del séptimo día implica elegir lo mejor y, sobre todo, acercarnos a nuestro Creador y Señor para glorificarlo. Enfrentemos el desafío de tener una visión musical alternativa viable y; como parte de nuestro mensaje profético, hagamos una contribución musical adventista distintiva como un testimonio al mundo respecto de un pueblo que espera el pronto regreso de Cristo.” (Filosofía adventista del séptimo día acerca de la música)

 

Ellen de White: El Señor me ha mostrado que volverían a ocurrir justamente antes de la terminación del tiempo de gracia. Se manifestará toda clase de cosas extrañas. Habrá vocerío acompañado de tambores, música y danza. El Espíritu Santo nunca se manifestará en esa forma, mediante ese ruido desconcertante. ...Esto constituye una invención de Satanás para ocultar sus ingeniosos métodos destinados a tornar ineficaz,… la verdad para este tiempo.

Las cosas que han ocurrido en el pasado también acontecerán en el futuro. Satanás convertirá la música en una trampa debido a la forma como es dirigida. Dios exhorta a su pueblo, que tiene la luz ante sí en la Palabra y los testimonios, a que lea y considere, y luego que obedezca. Se han dado instrucciones claras y definidas a fin de que todos comprendan. Pero la comezón que experimentan ciertas personas por originar alguna cosa nueva, determina el surgimiento de doctrinas extrañas y destruye en gran medida la influencia de aquellos que podrían ser un poder para realizar el bien, si mantuvieran firme su confianza en la verdad que el Señor les ha dado.” (EGW - Mensajes selectos, t. 2, pp. 42,43)

 

Pr. Erton Köhler: ¿Por qué algunos en nuestra iglesia también promueven sus shows? Corremos un riesgo muy grande al procurar transformar nuestros programas en shows. Nuestros congre­sos, campamentos y otros programas deben ser dinámicos y creativos, pero no deben correr este riesgo. Realmente hay programas que se concentran tanto en el espectáculo, que debilitan o anulan la fuerza del mensaje. Ése no es nues­tro ideal. No hacemos programas para impresionar, sino para salvar.

¿Por qué algunos de nuestros músicos promueven shows? Incluso en nuestro medio hay músicos-artistas y músicos-ministros. Están aquellos que en todo lo que hacen quieren promover su imagen personal, su foto, su atuen­do, su club de fans, su capacidad vocal, su CD. Todo lo que hacen debe ser un show. Ellos no son nuestro modelo.” (Pr. Erton Köhler – ¿Show o alabanza?)

 

Pr. Carlos A. Steger: “Los instrumentos de percusión rítmica producen un estímulo motriz instintivo, que no tiene nada que ver con la adoración y la meditación espiritual. La aplicación actual de este principio en el culto implica que deben evitarse los instrumentos y los estilos musicales asociados con actitudes, lugares o prácticas incompatibles con el culto, o directamente contrarias a Dios y a sus enseñanzas.

La distinción entre lo sagrado y lo profano no debe tomarse a la ligera. El castigo que recibieron Nadab y Abiú por ignorar este principio en el culto demuestra la importancia que esto tiene a la vista de Dios.(Pr. Carlos A. Steger - Los instrumentos del templo)

 

Pr. Rubens Lessa: Quién se aventura a escribir o hablar de música en el contexto de la iglesia, hoy, está sujeto a lluvias y truenos. ¿Por qué? Por que cada vez un número mayor de personas está ofreciendo fuego extraño al Señor. Algunos, por ignorancia; otros, por obstinación.

En la mayoría de las iglesias ocurre un fenómeno curioso. O sea, no existe una comisión para evaluar las músicas y los cantantes. Ahora, esto abre el camino para que personas no idóneas impongan su gusto y estilo.”

 Es también imprescindible que compositores, regentes y directores de música estudien y practiquen la filosofía de música de la iglesia. Todo con equilibrio, buen sentido y oración. No se debe entregar el control de este ministerio ni a los fariseos de la música ni a los adeptos del laissez-faire, pero sí a personas sensatas y "temerosos de Dios”. En cuanto es tiempo.” (Pr. Rubens Lessa - Como Deve Ser a Música na Igreja)

 

Pr. David Brizuela: ¿Puede alguna clase de música rock llamarse "cristiana"? ¿Le interesa a Dios solamente la letra de la “canción" sin importarle la melodía, la armonía y el ritmo? Las Escrituras son contundentes al afirmar que Dios considera esencial que sus hijos se diferencien del mundo in­crédulo. El cristiano no se identifica sólo por asistir a la iglesia. La identidad cris­tiana afecta todos los órdenes de la vida; y la alabanza al Dios del cielo no debiera ser la excepción. En cuanto a la elección de la música, el gusto personal no es una guía segura.” (Pr. David Brizuela - ¿Puede haber rock cristiano?)

 

Pr. Harold B. Hannum:Esta misma actitud también ha afectado a la música en la iglesia. Algunos dicen, hoy, que no hay diferencia entre la música sagrada y la secular; que toda la música, en cierto sentido, es sagrada, y que toda la música es apropiada para ser usada en la iglesia. Vemos, actualmente, el uso del lenguaje del "jazz", con músicos y conjuntos de "jazz", cuidando de la música en algunas iglesias.

“Hay dificultad en mantener una separación entre lo que es genuinamente religioso y lo distintamente secular, pero la música de culto en la iglesia es de importancia suficiente para merecer sumo cuidado y diligente estudio.” (Harold B. Hannum - Existe Música Sacra?)

 

Dr. Marvin Robertson: La música debe pasar el examen de lo apropiado. Un traje de baño es apropiado en la playa, pero no lo sería en la iglesia. Este mismo principio puede aplicarse a la música. No todos los estilos son apropiados para todas las ocasiones, y algunos estilos nunca serán apropiados para el cristiano. Lo que puede ser una legítimamente perfecta, emotiva, melodía de amor puede no ser adecuada para el servicio de adoración.” (Dr. Marvin Robertson - ¿Tiene importancia la música que escoges?)

 

Dr. Samuele Bacchiocchi: “El creciente numero de iglesias cristianas, en general, y de iglesias Adventistas del Séptimo día, en particular, que están adoptando nuevos estilos de adoración en los cuales se ejecutan distintas formas de música rock, sufre de una condición que puede diagnosticarse como "empobrecimiento teológico". La característica definitoria de esta condición es la elección de la música dependiendo del gusto personal y las tendencias culturales más bien que de claras convicciones teológicas.

Desafortunadamente, el debate actual sobre el uso de la música pop en la adoración Adventista ignora mayoritariamente las presuposiciones teológicas que debieran regir la experiencia de adoración de los creyentes Adventistas. Algunos líderes de adoración Adventista están presionando por la adopción de la música pop en los servicios de adoración Adventistas estrictamente sobre la base de consideraciones culturales y de gusto personal. Pero la música y el estilo de adoración de la iglesia Adventista no pueden estar basados sólo en gustos subjetivos o tendencias populares. La misión profética y el mensaje de la iglesia debiera reflejarse en su música y estilo de adoración.” (Dr. Samuele Bacchiocchi - La música rock y el cristiano, Una teología Adventista, pág. 168, 173)

 

Dr. Norval Pease: "Somos Adventistas, y debemos aproximarnos a la adoración como Adventistas. Un servicio de adoración que cumple las necesidades de los Metodistas, episcopales, o presbiterianos, puede ser insatisfactorio para nosotros." (Norval Pease – “Y le adoran” - Nasville, TN, 1967 pág. 8)

 

Prof. Rosa de Utz: En cuanto a la música, pareciéramos estar como a la deriva. Algunos flexibi­lizan tanto que aceptan prácticamente todo, mientras que otros condenan casi todo. Creo que hay que encontrar el equilibrio, siempre con el propósito de estar cerca de Dios y hacer su voluntad.

Necesitamos estar alerta y no minimizar el trabajo del enemigo, que como ex director de los coros celestiales sabe cómo hacer para ingresar en todo nuestro ser a través de las avenidas del alma y así convertimos en cauti­vos inconscientes.” (Rosa de Utz – Tiempo de desechar, para ganar)

 

=================================================================================

- Es nuestro deseo que esta reflexión llegue a nuestros líderes que puedan realizar alguna acción al respecto.

 

Descárguela en formato Word aquí:

http://www.coleccionadventista.org/Libros/El-ministerio-olvidado.doc

- Puede ver los videos mencionados aquí: http://www.coleccionadventista.org/Falso-reavivamiento.php

 

- Puede descargar la bibliografía mencionada aquí: http://www.coleccionadventista.org/Libros.php

=================================================================================

 

"Dentro de la posición liberal de la iglesia hay muchos hombres y mujeres de corazón sincero que aman genuinamente a Jesús, y hay quienes son amadores del mundo. Lo mismo es cierto en cuanto a la tendencia conservadora. Entre ellos hay quienes son cristianos totalmente devotos que aman al Señor con todo su corazón, y hay quienes están gobernados por un espíritu de justificación propia y condenación de los demás." Ty Gybson - "¿Debemos abandonar el Barco?"

Ayúdenos a promover la Música Adventista Sacra y Adoración verdadera. Comparta estos materiales con nuestros hermanos, muchos le agradecerán.
Contáctenos On line coleccionadventista@gmail.com
Suscríbase a Novedades Reciba nuestras Novedades. Suscríbase a nuestros Boletines
Haz clic en Me Gusta Reciba nuestras Novedades por medio de Facebook
Síganos en Twitter Reciba nuestras Novedades por medio de Twitter
Sucríbase a Videos Reciba nuestros Videos en El Tubo Adventista
Sucríbase a Videos Reciba nuestros Videos por medio de YouTube
© 2008 ~ 2012 COLECCIONES ADVENTISTAS
Promoviendo la Música Adventista Sacra y Adoración verdadera